domingo, 10 de mayo de 2009

Veritas

El sábado visité Veritas, uno de esos supermercados que presumen de vender "comida de verdad" y os juro que me sentí trasladado a la Praga de la etapa comunista: cualquier DIA, por chungo que sea, parece un paraíso de luz y color. Todo es mu feo, incluídos los productos. Se ve que para que un producto tenga pedigrí de orgánico y saludable ha de tener un envoltorio horrible y ha de estar presentado como si fuera ayuda humanitaria. Eso sí, el precio es digno del comercio más pijo y lujoso. Espero que realmente todo sea mu sano y mu beneficioso para el organismo, si no es así un montón de consumidores pagan más, por comprar en un sitio horrible productos con una apariencia muy poco apetecible.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahiiiii, hoy fuí a veritas y me compré todo, gasté 102 euros, cuando abrí a los 5 minutos de llegar a casa los flanes de huevo, (VERDES) Y UN OLORRRR. entonces abrí un yogurt grande y agrioooooo. me quiero morir. hay que mandarles una inspeccion y que lo cierren. Marta

Sergio Fidalgo dijo...

En fin... igual fue sólo mala suerte, pero reconozco que lo que encontré allí no me motivó nada. Sobre todo los precios.