viernes, 27 de octubre de 2006

Ridículos

Los políticos de L’Hospitalet de Llobregat son una panda de mojigatos ridículos que dan pena, que recuerdan la censura y la beatería de los peores tiempos del franquismo. Si entonces tenías que ir a Perpiñán a ver películas “guarras”, ahora tendremos que ir fuera de esta ciudad a ver el Festival de Cine Erótico porque sus concejales han decidido vetar este certamen porque “trata de forma reiterada al género femenino como un objeto de placer sexual”. Pues yo vi allí a unos cuantos señores enseñando la polla y a varios centenares de mujeres mirándolas. Hemos cambiado la censura eclesiástica por la gilipollez políticamente correcta. Vamos para atrás, como los cangrejos.

2 comentarios:

Josep, el poeta de Sants dijo...

Insisteixo: el regidor que va impulsar la mesura, Eduard Suárez, és clavadet a tu de jove. Més ben dit, sembla fill d'una nit de passió i periodisme entre el comentarista televisiu David Broc i tu.

Svend dijo...

lo bueno del caso es que el cine porno es uno de los pocos sectores económicos donde las mujeres ganan bastante más que los hombres.