jueves, 6 de octubre de 2005

Príncipe

“Príncipe” no es sólo una sabrosa marca de galletas, también es un coñac fabricado por la casa Larios que está de puta madre. Si quieres ser un “príncipe” en tu hogar, toma coñac “Príncipe”. Y si quieres ser un “Rey”, toma coñac “Brigadier”, el coñac de los reyes godos: si el coñac no acaba contigo, nada lo hará, excepto el oso que se comió a Don Favila. Y si te comes el oso, te pillará alguna asociación de defensa de la naturaleza y te lapidará. Así que lo mejor es que tomes “Príncipe”. O en su defecto, el mítico Torres 10.

4 comentarios:

Ireneu dijo...

Si, si... pero ¿a que tu no has probado el Vermut MARI TRINI?

Me acuerdo que hace la hostia de años fuimos a un supermercado muy barato, y mi padre compró vermut pensando que era Martini. Cuando llegamos a casa, pudimos ver sorprendidos que era "MARI TRINI"! jajajaja... fué una lástima que no guardaramos la botella, porque ahora hubiera valido millones!

castaway dijo...

¿Vermut Mari Trini? ja, ja, ja, ¿es eso cierto, Ireneu? Dios Mío, ¿no guardarás la etiqueta? Eso es un tesoro del frikismo patrio.

papermaker dijo...

Recomiendo el coñac Constitución, pero no se os ocurra tomarlo como carajillo.

Ireneu dijo...

Vamos! como que estoy aquí sentado, Castaway!... se nos quedó una cara de pasmados acojonante y ha sido el cachondeo de los últimos decenios en mi familia cuando ibamos a comprar vermut.

Lástima que no la guardamos, porque de verdad era impresionante.