viernes, 27 de mayo de 2005

Cola Turka

Svend, un amigo que vive en Suiza, me ha relatado un descubrimiento que ha hecho en Berna: en un colmado regentado por turcos pudo adquirir la magnífica “Cola Turka”, a la que define así: “efervescencia generosa pero no excesiva, color caramelo agradable, dulzor correcto y sabor aceptable. No era the real thing, pero tampoco tan casposo como algunas marcas propias de establecimientos que no nombraremos (siempre y cuando se acuerden del óbolo que hemos convenido me pagen). Nota: Bien”. Después de la Mecca Cola, la Eusko Cola, la Eurocola y la Cola DIA llega otra estrella al paraíso de las bebidas refrescantes.

Rosell, my love

Mola como se destrozan en Can Barça: ganan la Liga, y en la directiva están a la greña. Laporta se ha endiosado y ha convertido un equipo directivo en un coro de monaguillos que dicen “amén”. Los que no somos barcelonistas nos vamos a divertir este verano con el culebrón Sandro Rosell.

SiestaBoy

Mi pulsera del Siesta Power sigue causando estragos. Hoy han caído a mis pies, fruto del sopor, diez bellas rubias. Lástima que no hubo manera de despertarlas. Tendré que perfeccionar el método.

4 comentarios:

Svend dijo...

Bueno, pos voy a hacer publicidad: para que vean que hay pruebas:
Mi humilde blog (con etiqueta)

En plan pedante: Era en Solothurn, no en Berna...

Sergio Fidalgo dijo...

vaya... vaya... te voy a cobrar royalties...

Svend dijo...

cuantos sixpacks de cola-turca quieres que te traiga?

Sergio Fidalgo dijo...

con dos packs serán suficientes... si me vuelvo adicto recurriré a la mezquita de la esquija para conseguir más.