jueves, 3 de febrero de 2005

Dos poemas lamentables

Hoy os torturaré con dos poemas lamentables, para que me insultéis mandando vuestras opiniones a sfidalgo@e-noticies.com.

Oda al canalillo

Mi boca descansa
en medio de la abundancia
una paz interior
invade mi alma.

Wonderbra
forjador de canalillos
que tu reino
perdure por siempre

Oda al canalillo (revisited)

Mírame a los ojos
te cuelgan dos globos
que salen de tus cuencas
oh, mi chico gore

Tus ojos se desplazan
hacia mis límites peligrosos
allí dónde
tu neurona se pierde

Plan Ibarretxe

Sólo un comentario: están todos pirados. ¡Camarero, otra caña!

2 comentarios:

bern_viking dijo...

Amigo Sergio, no se si has caído en la maravillosa correnspondencia entre los conceptos de Wonderbra y las wonderfulosas patatas bravas. Esta confluencia de dos términos tan apetecibles y tan deseables no puede ser mera casualidad. Aquí debe hacerse un análisis semiótico-lingüístico-anatómico-gastronómico a fondo (ya podemos pedir una ayuda la Autoridad Que Corresponda) a la cual yo me apunto como el primero. Y las posibilidades sicalípticas de servir el noble tuberculo acaban de multiplicarse en mi febril imaginación.

Suyo Afmo. y S.S.

bern_viking

Sergio dijo...

Veo que te ha gustado mi talento para la poesía contemporánea. Pero que no se te dispare la imaginación, forastero, a ver si causas quemaduras en segundo grado en partes delicadas de la anatomía de tu amante...