viernes, 18 de febrero de 2005

La sociedad es la culpable

Hay excusas que son fantásticas. Un recluso de la cárcel catalana de Quatre Camins le asestó cuarenta y ocho puñaladas con un punzón a otro compañero de prisión, pero dijo en su descargo “que no lo quería matar”. Pues si llega a querer hacerlo directamente le hubiera arrancado el fémur a bocados y le hubiera dado en la cabeza hasta que Aznar hubiera pedido disculpas a Ibarretxe por no haberle tratado con suficiente cariño. Otras excusas maravillosas son las que utilizan algunas mujeres para sacarse de encima a los tipos, cómo “no te preocupes, ya te llamaré yo”, “no eres tú el problema, lo soy yo”, o “no puedo quedar, este sábado por la noche tengo una reunión de trabajo para cerrar el balance anual”.

Pujol, el revolucionario

Jordi Pujol aboga ahora por extender el “pensamiento valiente”. Estén tranquilos, que no se nos ha vuelto comunista ni revolucionario, ni va a pedir la colectivización de los medios de producción. Simplemente hizo una proclama en contra de lo “políticamente correcto” para denunciar que la sociedad cae en tópicos en aspectos como el medio ambiente, la educación o la familia. Vamos, que hay que ser “valiente” para defender a la Iglesia, la enseñanza religiosa o para denunciar los abusos de los ecologistas. Coño, y yo que pensaba que el “pensamiento valiente” era otra cosa.

Masoquismo electoral

Uno pensaba que la oposición lo que quiere es ganar las elecciones, pero los grupos que no están en el gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona, CiU y el PP, han pedido “mano dura” contra los que no pagan las multas de tráfico. Eso está bien, que propongan que embarguen las cuentas o que inspeccionen a los morosos, que seguro que los afectados y sus familias les van a votar.

1 comentario:

German dijo...

Totalmente de acuerdo con lo de las multas. Ahora que, puestos a no pagarlas, como en Barcelona que no las pongan.

Tre apuntes desde NY sobre esto:

En una ciudad como esta con mucho mas trafico y mas caotica, ponen muchas menos y la policia es comprensiva. La amonsetacion verbal basta!

Eso si, cuando te ponen una, o la pagas o te vienen a buscar. Pero puedes ir a hablar con un juez, de forma muy muy informal y que te la quiten -incluso regateas-


SON MAS BARATAS!! Hace dos años el alcalde doblo las multas de aparcamiento y la gente se quejaba. Seguian siendo un pelin mas baratas que en Barcelona!! Si tienes en cuenta la diferencia de sueldos, ni te cuento...