viernes, 29 de abril de 2005

El dandy

El miércoles por la noche, mientras me tomaba un Jameson con hielo en un pub del centro, vi al “dandy” con mayúsculas: un tipo superepeinado, con chaqueta cruzada azul marino con botones dorados y aspecto impecable (parecía la viva reencarnación de un votante pepero madrileño del barrio de Salamanca) abrió la puerta, echo un vistazo a la barra, vio que no había ningún objeto de caza interesante, salvo un par de barbudos como yo, y huyó rápidamente. Seguro que iba vagando de bar en bar en busca de alguna bella señorita solitaria en la barra a la que seducir con su elegancia y su conversación sobre la última novela que ha leído, de temática femenina, para demostrar su gran sensibilidad.

Summum

Un sitio interesante para cenar, aunque no es nada barato, es el Summum, un garito de comida oriental-mediterránea en el Paseo de Gracia. Disfruté de un wok de champiñones, verduras y langostinos que estaba de puta madre. Eso sí, las raciones no son todo lo abundantes que requiere un tipejo como yo.

1 comentario:

German dijo...

"parecía la viva reencarnación de un votante pepero madrileño del barrio de Salamanca"

Joder Fidalgo que tu lo sabes hacer mejor. Estruja el cerebro!