jueves, 24 de marzo de 2005

Verdura de lujo

¡Y yo que pensaba que comer sano era más barato que comer mierda! Me ha dado ahora por hacer verduras al horno, ya que están de puta madre con especias y alioli, y al precio que están sale más a cuenta comer productos precocinados o directamente comprar medio pollo a l’ast. Pimientos a seiscientas pelas el kilo, tomates a trescientas… Joder, que recuerdo que hace un par de años compraba tomates a sesentas pesetas y pimientos a veinte duros. Algún cabrón se está quedando nuestro dinero, deberíamos perseguirle. ¿Montamos una Cosa Nostra para defendernos de los especuladores?

Puto nomenclator

No entiendo como el dueño de un negocio le pone el nombre de la calle. ¿Por qué no le de un poco a la neurona en vez de bautizarlo como “Bar Diagonal” o “Tintorería Aragón”? ¿Tan cansado es? Es que no sirve ni como punto de referencia, porque decir a un cliente “sí, el nombre es Diagonal porque estoy allí” es tan útil como informar que tu chiringuito se llama “Panamericana” porque está en esa carretera. Ya puedes poner el GPS para encontrarlo, chato.

Er Madriz

La crisis de los galácticos me excita. Tanto presumir de “millor equipo do mondo” para acabar arrastrándose así. Ya les vendrá bien una cura de humildad.

1 comentario:

Ireneu dijo...

Sergio, cuando quieras empezamos a hacer un frente pro la bajada del precio de la lechuga. Ah! y en cuanto al precio de las verduras frescas, es normal... comer de las sobras siempre ha sido mas barato,claro...
Los tiempos han cambiado, pero los ricos siguen siendo ricos...